31 jul. 2008

Salidas En Fiestas Patrias

Lima Moto Club viajó a 3 destinos en estas Fiestas Patrias de Julio del 2008:


1° grupo: Ricardo M, Rodrigo, Pol y Jorge acompañamos a Tito, Jaime, Carlitos Valencia y Yamandu en la ruta hasta Huánuco, una ruta hasta la entrada a Tarma ya conocida por viajes anteriores, pero no esperábamos el frío de la Pampa de Junín y el mal estado de la bajada a Huánuco. Eli, Cristiand y Ricardo P nos dieron el alcance el día siguiente y es así que el grupo completo partió a la rica Tingo María donde conocimos la ciudad, las saunas, la entrada de las Cuevas de las Lechuzas y la Laguna de El Milagro. El viaje de mayor dificultad por las adversas condiciones que encontramos: altura, lluvia, niebla, granizo, curvas ciegas, tráfico intenso hasta la Oroya, sol extremo en la selva, mal estado de la pista, etc, etc, etc. Tuvimos algunos percances, especialmente Rodrigo y su Sumo (la moto no el deporte)

BITACORA DE VIAJE. Rodrigo Robles
Estimados amigos de LMC:

Este fue un viaje muy especial.
Fue la primera salida múltiple del club.
Yo me animé a hacer la ruta larga, por lo que me permitiré narrar para ustedes las incidencias de este recorrido.

A las 6:20 a.m. del 26 Jul 2008 el grupo se reunió con amigos motoriders, puntualmente se partió a las 6:30, mientras intentábamos ubicar a Pol quien ya había confirmado su presencia y no aparecía en el punto de concentración.

Quienes estuvimos presentes en el gripo Primax de el Jockey plaza fuimos Jorge y Regia Ricardo Malpica, Carlos Valencia, y yo, Rodrigo.
Se tomo la decisión de enrumbar hacia el centro utilizando la autopista Ramiro Prialé, sabia decisión, puesto que el tráfico fue bastante ligero hasta salir de ella e incorporarse a la carretera central donde Pol nos dio el alcance.

De allí empezó el ascenso a través una carretera central muy recargada de tráfico, pasábamos trencitos tras trencitos ocasionados por los camiones y ómnibus.

En el itinerario preparado por los Riders todo estaba muy bien calculado, las horas de parada y los lugares de reagrupación.

Así, paramos a la altura del chalet belga en Chosica para reagrupar y nos detuvimos a tomar desayuno en San Mateo, allí yo tuve que intentar darle unos ajustes a la carburación de la moto, que venia tosiendo ya hacia unos metros de altitud, esto lo hice con un mecánico local quien aparentemente no era nuevo en el tema de carburación para altura.


Con alguna mejora en mi moto, todos recargamos combustible, y nos preparamos para el ascenso hacia Ticlio. En ese ascenso hacia Casapalca y Ticlio el tráfico fue el más pesado de la ruta. Lamentablemente tuve que ser protagonista de una anécdota. En medio de ese tráfico e intentando ganar algunos kilómetros a la fila de autos, camiones y ómnibus; decidí avanzar lentamente por fuera de la interminable secuencia de vehículos, hasta llegar a una camioneta que quedo muy cerca del borde de la carretera. En este punto me detuve, y pensaba mecánicamente apoyar mi pie derecho para sostener la moto, no encotré apoyo, al mirar el “piso” me percaté que no estaba y en su lugar hallé profundísima cuneta. La fuerza de gravedad hizo el resto; me vi echado en el fondo de la cuneta, debajo de mi moto con mi pierna derecha golpeada levemente y un fuerte dolor en el antebrazo; pero felizmente operativo para continuar el viaje.

Felizmente bajo un sol radiante conseguimos atravesar una vez más el paso ferroviario más alto del mundo y sus 4814 msnm. (Ticlio). Siguiendo el camino a través de esa cordillera bajamos un poco hasta la entrada de la Oroya, allí reagrupamos para comer un caldo de cordero con unas papas andinas deliciosas.

Luego de una recarga de gasolina, reemprendimos el viaje y reagrupamos en el peaje de la Oroya, de allí enrumbamos y pasamos la bifurcación para Tarma nostálgicamente… Luego, el ascenso hacia las pampas de Junín. En estas se llevo a cabo la célebre batalla de Junín donde el ejército libertador venció a las fuerzas realistas para la independencia del país. Tal como comentara nuestro amigo Carlos Bouroncle le deberían llamar la refrigeradora de Junín, un frió terrible nos enfrentó develando la poca hospitalidad con la que nos trataría esa tundra. Al fondo de un precioso paisaje de puna se podían ver amenazantes nubes negras y detrás de ellas un promisorio cielo azul.

Al acercarnos a las cargadas nubes, una descarga eléctrica viajo de las nubes a la tierra en el fondo de ese paisaje, y comenzamos a sentir gotas de agua que caían gélidas sobre nosotros, con la promesa del cielo azul detrás de las nubes negras, aceleramos el paso en la medida de lo posible, ya que la altura también había afectado a las maquinas y teniendo en cuenta que la seguridad en pista mojada es menor. En ese momento cuando pensábamos que no podíamos estar en peor situación pequeños golpecitos en los cascos y en la cara nos avisaron que había empezado la granizada. Con mucho frío continuamos avanzando por esa larga carretera, en muy buenas condiciones por cierto, y pudimos observar a nuestro paso mucha ganadería de todo tipo, vacas, ovejas, llamas y alpacas.

En el paisaje primaban los colores amarillo dorado del Ichu, al fondo el celeste del cielo y encima de nosotros el gris intimidante de las nubes.

Algunos kilómetros más allá logramos alcanzar ese cielo celeste, y dejamos atrás la lluvia. Sin embargo el daño ya estaba hecho, estábamos empapados a pesar de las ropas de abrigo. Enfrentar el helado aire de la puna, y ni que decir de la altura hacia importante mella en nosotros, la pobre Regia era las más afectada de todos, parecía un pollito mojado.

Paramos en un pueblito de estas pampas que tiene el monumento a la Maca en su plaza, una construcción de hierro y algún material semitransparente, de discutible belleza y sentido artístico. Pero que de hecho hace resaltar el pueblo en la ruta, luego de la respectiva foto nos enrumbamos en dirección a Pasco y en consecuencia llegamos a la bifurcaron para Cerro de Pasco.

Comenzamos el serpenteante descenso por la cordillera, y nuevamente los túneles y las curvas sucesivas iban exigiendo nuestras habilidades en le manejo, de nuevo la lluvia y el granizo nos agredieron, intimidantes bolitas de hielo sobre el asfalto mientras bajamos la cordillera. Pensábamos que Huánuco estaría mas cerca pero las condiciones climáticas y de la pista hicieron que el camino se hiciera largo y penoso. El camino tenia muchas curvas y no se encontraba en las mejores condiciones, en estos momentos solo pensábamos en llegar al clima cálido de Huánuco, y en cambiarnos las ropas mojadas.

Luego de una recarga más de gasolina, continuamos avanzando y reagrupamos en un recodo del camino, continuando por el camino llegamos a un peaje, allí nos percatamos de que el clima ya había cambiado radicalmente: No había más lluvia y un abrigador sol ya secaba nuestras ropas. La carretera se volvió menos llena de curvas, mas plana; pero mas accidentada, muy poblada de baches e imperfecciones, sin embargo, ésta era mas ancha de lo que había sido hasta entonces , lo que permitió mayor facilidad para los sobrepases.

Luego de unos 30 km. de esta carretera con muchos huecos, que Ricardo y yo decidimos tomar agresivamente en las todoterrenos arribamos a la ciudad de Huánuco.

Preciosa ciudad de yunga con un clima privilegiado. Mucho más grande de lo que la imaginábamos y con una plaza de armas muy grande con árboles ancestrales.

Aproveche para hacer ver la moto que venia con problemas de carburación en un Mecánico Local (LOZAN Motor’s Jr libertad 668) muy solicito y dispuesto a ayudarnos en el viaje.

En este momento buscamos alojamiento, lo cual no fue muy fácil, ya que la ciudad estaba llena de turistas.

Un grupo se sentó en un restaurante de la plaza de armas con muy bonita vista, y cenaron acompañados de unas chelitas.

Después de un merecido baño y ropa limpia nos dispusimos a conocer la ciudad de noche y acudimos a un Trapiche, donde servían bebidas espirituosas a base de aguardiente de caña y sus macerados. Pasamos un muy bonito momento departiendo sobre las anécdotas del viaje, cosas del club, y compartiendo algo de nuestras vidas fuera de los viajes. Conociéndonos más e integrándonos. Maravillosos momentos que quedaran en la memoria por siempre.

Al día siguiente cuando pudimos estar operativos nos enteramos de la llegada de Ricardo, Elí y Chirsitan quienes habían pasado las de Caín para estar en Huanuco, ya que decidieron salir a las tres de la tarde, pasando las Pampas de Junín a las 11 de la noche en un frío terrible, habían cenado en el peor restaurante de Cerro de Pasco (la comida no la quiso comer ni el perrito callejero al que decidieron convidársela cuando ellos se dieron cuenta que era incomible) se habían topado con todos los borrachines del pueblo, y no habian encontrado alojamiento decente… Sin contar la calateada pública para cambiarse del desinhibido Eli, frente a unas señora que decido ofrecerles café al verlos congelados y azules.

Después de pedir posada como José y Maria en Belén; estos tres en Cerro de Pasco consiguieron un “hotel” donde les ofrecieron 2 camas, por obvias razones Ricardo tomo una de ellas y en la otra se acomodaron Elí y Christian Saaauuuu!. Aun bajo el peso de 5 frazadas se congelaban de frío lo que les obligó a usar el calor corporal y el calentador de GLP de Elí.


Ya reunidos y un poco resaqueados, decidimos tomar camino a Tingo María, nos habíamos encontrado con los Motoriders, quienes habían desistido de enrumbar hacia la ciudad de la bella durmiente porque habían encontrado lluvia. A pesar del aviso decimos dirigirnos hacia Tingo, iniciando un ascenso nuevo hacia el piso altitudinal suni, para luego de un paso complicado por neblina pesada y un túnel que pensábamos interminable; disfrutar de un descenso serpenteante y delicioso donde las máquinas se colocaban oblicuas sobre la pista, recibiendo apoyo sobre peraltes oportunísimos en curvas muy cerradas, y mientras nos abrazaba ya el olor a selva y el calor delicioso, y nos abríamos paso entre montañas enteramente cubiertas de vegetación exuberante.

Las montañas se fueron aplanando conforme dejábamos atrás los kilómetros bajo las llantas y nuevamente una pista recta nos dio la bienvenida a Tingo María, ciudad de selva por excelencia, Con una formación montañosa que estructura perfectamente a una mujer echada sobre la selva (la bella durmiente). Y el caudaloso río Ene que entrega sus aguas a los cultivos y a la ciudad. Esta ciudad es puerta para toda la zona del VRAE. También el origen de la carretera a Pucallpa y Aguaytía.
Decidimos almorzar en una típica tacachería de la zona, no faltaron como es obvio los tacachos, las cecinas, los chorizos, etc.

Luego la pesadísima tarea de encontrar alojamiento, todo el pueblo estaba lleno, primero fuimos en busca de hoteles, luego de hostales, luego de hoteluchos, luego de hostaluchos, en todos, la misma respuesta: “esta lleno”. Finalmente buscamos un hospedaje donde encontramos alojamiento al lado de roedores y todo tipo de insectos, pero todos juntos y además con espacio para dejar las motocicletas de manera segura.

La tarde sirvió para reponer fuerzas, luego nos reunimos casi todos en un Sauna donde compartimos unas cervecitas y conversamos largamente. Más tarde nos juntamos cerca de la plaza de armas para cenar, y luego un grupo decidimos salir a conocer la ciudad de noche.
Nuevamente a un trapiche, esta vez con música en vivo. Luego a la discoteca de moda. Donde la pasamos muy bien, impresionantes go go dancers, y un show de música amazónica y muchas chelas, no nos hicieron percatar de la llegada del amanecer.

A esa hora salimos en busca de algo de comida, y un caldo de gallina nos preparó para dormir auque sea unas horas.

Por la mañana nos preparamos para hacer turismo. Saliendo de la ciudad pero muy cerca y a través de una trocha llegamos a la reserva nacional de Tingo Maria, en cuyo interior se encuentra la Famosa cueva de las lechuzas. Algunos entramos y otros decidieron quedarse fuera en unos restaurantes típicos.

Luego el retorno hacia Tingo María y tomamos la ruta hacia Pucallpa y luego el desvío hacia Aguaytía donde a unos kilómetros nos habían indicado que quedaba la laguna el milagro quedaba como a 40 minutos y en un momento de reagrupación inclusive se discutió el no seguir puesto que quedaba mas lejos de lo que inicialmente teníamos previsto.

Felizmente llegamos a una cabaña a pie de carretera y una señorita muy amable nos indicó que había un camino de tierrita para hacerlo a pie de 15 minutos y que llegaríamos a la laguna.


La sensación fue impresionante al terminar el corto ascenso. Una preciosa laguna rodeada de impresionante vegetación se mostraba ante nuestros ojos, rápidamente acudimos a un muelle embarcadero ya que había una islita en el centro de la laguna. Una Piragua nos llevo hasta ella y pudimos disfrutar de un refrescante baño, con la sensación de estar echado en esa laguna flotando como muertos bajo el sol o jugando alrededor de un tubo flotante, se pagaron todas las penurias del viaje con creces.

Luego de eso almorzamos comida típica en la cabaña donde nos habían recibido inicialmente, también nos invitaron Pandisho (pan de arbol) y tomamos un poquito de chicha de jora muy refrescante.

Satisfechos emprendimos el retorno Tingo María bajo un atardecer precioso, para luego de reagruparnos emprender el retorno hasta Huanuco donde ya caída la noche y exhaustos buscamos nuevamente alojamiento.

A las 12 y 30 am algunos decidieron salir a tomar un trago y a vagar por la ciudad un rato.

Al amanecer el día siguiente emprendimos el retorno a Lima “caminando fuerte” la carretera en sentido opuesto, jugándonos bromas y pasándola bien, cruzamos en pampas de Junín con vicuñas que viven silvestres en la zona, almorzamos en San Mateo y arribamos a la ciudad capital aproximadamente a las 6 PM todos completos y sin contratiempos.
Fue un viaje memorable. Y hasta el momento el de mayor complejidad de los realizados por LMC.

Sigamos buscando destinos exigentes para los futuros viajes.




2° Grupo: Huancaya !!! Marco Coello y un grupo de LMC partio a Huancaya. He aqui sus relatos de viaje:



Aquí una reseña de la aventura mas grande de mi vida….

Nosotros partíamos el Domingo a las 6:30am, teníamos confirmado 9 motos pero el Sábado me llamaron y me cancelaron 5 motos… por lo tanto solo partimos Agustín y su pareja Rose, Rene y su esposa Carmen, Julio y su compañera de viaje Nilda y por su puesto Victoria y YO.
Julio y Agustín con sus Pulsar Azul 180, Rene con su pulsar negra 180 y yo con mi súper Chinita 200.
El punto de reunión fue el peaje de conchan llegue puntual pero ellos llegaron tarde así q partimos a las 7:50am y sin presentación seguimos hasta Cañete, llegamos a las 10:30 y antes de comer las respectivas presentación y comentarios del trayecto directo por la Panamerica hasta cañete y después pasamos por el mercado ya q Julio se compro su Hilo dental para bañarse en el río (pero al final no se baño hasta llegar a su casa ya q no aguanto el agua fría del río… jejejje), partimos rumbo directo a Yauyos pasamos por Lunahuana y la carretera es excelente.

Mas aya de Pacaran termina la carretera y empezó la tortura para las motos, mi chinita respondió bien, el camino era por partes trocha y afirmado hasta llegar a la falda de Yauyos (3:30pm) donde mi chinita sufrió su primera recaída, se rompió el cable de embrague. Agustín y Julio subieron a Yauyos a conseguir un cable o algo parecido para salir del apuro. Se demoraron casi 3 horas y media y bajaron con un par de cables de Bicicletas el cual me sacaron del apuro… nos quedamos a acampar en este pueblito del cual no recuerdo el nombre (upss) nos acomodamos en un descampado no muy cerca al río el cual esta destinado a ser su cancha deportiva así q la entrada la tienen con una reja con candado en el pueblo encontré al dueño y le pedí q me prestara la llave para poder acampar ahí y el señor muy amablemente accedió con la condición q no le dejara basura y q lo deje tal como lo encontré.

Ya con la reja abierta metimos las motos y empezamos a armar las carpas, recolectamos leña y a comer salchichas y chorizos precosidos (muy ricos a la plancha)… pasamos una noche muy amena conversando y conociéndonos.
Tratamos de descansar ya q el frió y mis arrullos sonoros no nos dejaran dormir volvieron a prender la fogata a las 5am en la mañana el desayuno con cafecito calientito y pan con atún… y luego de la respectiva lavada en el río en donde vimos una manada de truchas q se escondían entre matorrales tratamos pescarlas…. Por cierto sin éxito pero muy divertido ahí fue donde Julio juro q no se bañaría hasta llegar a casa así q nunca lo vimos con su Hilo dental nuevo.

Después de la pesca frustrada y de arreglar mi embrague, nos alistamos y partimos como alas 11 con rumbo a Huancaya, antes de partir preguntamos a cuanto tiempo nos quedaba y nos dijeron q a 2 horas encendimos motores y seguimos.
A partir de este pueblito el camino se hace mucho mas complicado y cada vez q nos encontrábamos con alguna persona siempre nos decían q nos queda a 1 hora, si sumamos el total de la veces q nos dijeron 1 hora llega a el tiempo q demoramos en llegar a Huancaya ya q llegamos a las 3:30pm.

El camino fue realmente salvaje… Prometo no volver a meter a mi chinita en trocha…. Unas escaladas bien maleadas, mi motito no se como hizo para subir pero lo hicimos sufrimos y realmente yo ya no quería continuar pero mis amigos me convencieron ya q estamos relativamente cerca para retroceder… así q al infinito y mas alla….. Entre mucho esfuerzo y habilidad llegamos a un lago entre los cerros realmente increíble, quien diría q tal maravilla se esconde tan alto.

Y luego de tantas penurias llegamos todos con bien…. somos lo máximo….
Después de encontrar alojamiento y del respectivo almuerzo nos fuimos a dar una vuelta por los maravillosos paisajes de Huancaya las respectivas fotos y una pequeña grabación q Efraín les va a enseñar el día de hoy todo genial… definitivamente el viaje valió la pena.
Luego todos al hospedaje para descansar para partir el Lunes temprano ya q pensábamos llegar a Lima como máximo a las 3pm.

Nos levantamos a las 4am para alistarnos, unos tomamos mates de coca y otros café mientras q Rene y su esposa tomaron un caldo el cual les dio fuerza para todo el viaje.
Partimos a las 6 am y realmente de bajada nos dimos cuenta de la barbaridad q hicimos al subir ese camino… un paréntesis, aquí quiero agradecer a mama Ines ya q ella una vez me dijo q lo ideal para bajar no era en neutro si no con el motor y asi lo hicimos y todos bien, gracias Inecita…bueno el regreso fue mucho mas rápido pero claro con precaución todo bien ningún accidentado.

A 2 horas de Callahuanca mi chinita sufrió su segunda recaída, por tanto rebotar los pernos de los Buses se me cayeron así q a partir de ahí para mi fue una travesía cansada pero extraordinaria… otro paréntesis, quiero agradecer a mis amigos q se preocuparon por mi y no me abandonaron, muchas gracias.
Agustín llevó a mi Victoria por mi, a el y a Julio les pedí q se adelantaran para conseguir ayuda o unos pernos Julio se fue hasta San Jerónimo y ahí dejo a Nilda… Agustín fue a un pueblito mas cercano y me consiguió un Piñón ya q pensamos q era ese el problema en primer lugar, mientras tanto Rene con su esposa en moto me jalaron un buen tramo y cuando deje la moto parada para revisarla con Agustín q nos dio el alcance, Rene trato de pegarse a la derecha, jalo mi moto y se cayo, se doblo el pedal del embrague así q otro problema más y la tercera y ultima recaída de mi chinita, mientras tanto seguimos avanzando y Rene me jalaba y mas piñas aun a Agustín se le pincho la llanta delantera… así q de un herido aumentamos a dos.

En el camino Julio regreso y trajo una soga y encontró un mecánico q podría ayudarme en el pueblito de San Jerónimo así q me amarro a su moto y adelante mientras Rene se quedo a ayudar a Agustín con su llanta…. Julio y yo seguimos hasta Callahuanca y en el camino nos encontramos con un señor motorizado al cual le pregunte si tendría unos pernos para Buses y me dijo q si pero q lo tenia en el otro pueblito nos dijo q lo esperemos y q el regresaba con los pernos pero nosotros le dijimos q mejor lo esperamos en Callahuanca y nos adelantamos…. Ahí me dejo Julio y fue por su compañera de viaje ya q la había dejado sola un buen tramo… mientras esperaba a el maestro con los pernos llegaron los demás Rene y Agustín con su llanta parchada he inflada trayéndome a mi muñequita.

En Callahuanca almorzamos y me pusieron los pernos… biennnnnnn
Partimos con dirección directo a lima… pero no se olviden q se me rompió el pedal avance casi sin frenar ya q no podia hacer cambios hasta llegar a la pista…. Bajamos todos bien pero cansados encontramos un soldador y soldé mi pedal para salir del apuro para esto ya eran las 5:30 y partimos directo a Lima a las 6:00pm y ya se oscureció bajamos de Lunahuana embalados pero con cuidado llegamos a Cañete agarramos la Panamericana y le metí hasta 100 km y si no me creen pueden preguntar…
Llegamos a Conchan a las 9:15 pm y de ahí a un chifa por mi casa q es muy bueno llegamos al chifa alas 9:30 y de ahí cada uno a su casa.

Es el viaje mas increíble q he hecho hasta ahora y no lo digo por el paisaje si no por toda la odisea q pasamos, nuevamente quiero agradecer a todos mis amigos por apoyarme y tomarlo con mucho humor, las Pulsar son lo máximo… espero volver a viajar con ellos y con mis demás amigos de Lima Moto Club.


(Relato x Marco Coello, Julio, 2008)











3° Grupo: Carlos Bouroncle Digiovanni, EL CHE: Este año no pudo con su genio y adelantandose a Fiestas Patrias se dio una merecidas vacaciones dandose una vuelta en solitario por el Peru Central en moto. 1600 km de aventura en moto por la sierra y selva peruana. Partio de Lima en su Rebel 250 cc ( La poderosa 3). Recorrio la carretera central y luego la cordillera y cruzar las pampas de Junin a 3 grados bajo cero, enrumbo a los Bosques de Piedras de Huayllay. Alli fue bien recibido en el hotel La Calera (4500 msnm,) por la guia de montaña y excursiones "Dalia de Huayllay" - preguntar por ella cuando esten por la zona - . Luego enrumbo hacia la selva central, pasando por Tarma, La Oroya, Buenos Aires, Santa fe, San ramon, La merced , hasta llegar a satipo. Luego de algunos pequeños contratiempos como perder la placa de circulacion y problemas con el carburador, regreso a lima , con el sabor de una gran aventura.







3 comentarios:

"Doc"Rodrigo dijo...

Resutlaste chistosito, Kenyí! SUMO?

Anónimo dijo...

DOCTOR ESTOY VENDIENDO 2 ENTRADAS VIP PARA EL BURN MOTO ATTACK A 100 SOLES LAS 2 SI CONOCES A ALGUIEN INTERESADO MI CORREO ES CABANICOM@HOTMAIL.COM SALUDOS

jesudart dijo...

No quiero parecer sabiondo pero tengo que hacer las correcciones del caso al primer grupo para no dar la impresión que los motociclistas somos ignorantes.
El VRAE significa valle del rio Ene y Apurímac estos valles y ríos están en departamentos más al sur y no en los departamentos que visitaron, yo creo que lo que querían es referirse a la ZONA DEL ALTO HUALLAGA.
Saludos
Jesus